miércoles, 6 de enero de 2010

6 de enero o qué es lo que nos detiene

Y como el lector habrá de suponer, también detesto a los reyes magos. Y los detesto porque me parece perverso que tres tipos barbudos se lleven el crédito de los regalos que con taaaanto esfuerzo los papás les compran a los hijos. Pero bueno, la celebración es siempre la celebración, y este año las musas –jeje– me regalaron terminar un poema que empecé hace ya bastante tiempo, y del que di fe en esta misma guía práctica –pulse aquí para leer– a principios de agosto. Aquí pues el poema, recién salidito del horno.

[…]

Qué es lo que nos detiene

cuando en el autobús de vuelta a casa

una muchacha blanca y espigada

de nombre tal vez Linda o Kathy o Susan

cabellos ámbar falda azul eléctrico

–como si supiera que las faldas tienden a encantarnos–

voltea constantemente

desde el asiento inmediato anterior al nuestro

para mirar el nombre del libro que leemos

–sol de sal

nueva poesía catalana

libro bonito por cierto–

pero mirándonos las manos las ganas de mirarla

sin el azul eléctrico en la falda

ni la falda misma

si se quiere ser más claros


Qué es lo que nos detiene al verla

voltear con una mano en la mochila

buscando lápiz y papel para apuntar tal vez su nombre

y el número de veces que podríamos encontrarnos

your place or mine

inevitablemente suena en la cabeza–

con toda la intención en la mirada

de recorrer en autobús todas las calles

y de quedarse en casa un día

o dos

o tres

o los que fueran necesarios

sin otro trabajo que la exploración bicultural

o el turismo de alcoba si se quiere


Qué es lo que no nos deja

quedarnos en ese autobús y no bajarnos donde siempre

sino acercar la boca a sus cabellos

y en una lengua extraña decirle que nos gusta

y que si le interesa

podrías hacerle el préstamo de un libro

o simplemente que esta tarde no iremos a casa

si así ella lo dispone


Probablemente Linda

o Kathy

o Susan

Sí habría sabido la respuesta


Y como bonus, una foto de su servilleta en sus primeros pasos como guerrillero inexperto. Felices reyes magos (y agradézcanle a sus papás).


4 comentarios:

GA dijo...

Pues estoy todavía decidiendo qué me gusta más, el poema o la foto.
Por otra parte, me parece que sí, hay que darle reconocimiento a los papás, pero las ilusiones y la magia que el día de Reyes implica se comparan con pocas cosas en la vida. Es re bonito ser inocente.

samuel dijo...

O sea que en realidad nunca fui inocente?
–ya lo sabía de hecho, gracias por confirmarlo–

si te fijas bien, en la foto tengo cara de maniaco pervertido

ah
y como siempre
un gusto ser leído por tan combativa tuitera

saluut

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

samuel dijo...

Mi primer anónimo!!!
y en inglés!!!

Gracias anónimo
-en el fondo, I wish I could know who you are
jeje-