jueves, 12 de noviembre de 2009

definitely, maybe, o hagamos de los 24 los nuevos 25

Esta semana en el camión de ida a Xalapa, vi una película que había visto hace unos meses, Definitivamente, tal vez. Una película de amor, dominguera, típica comedia romántica –mi género preferido para películas de viaje, debo confesarlo–, y lo mejor de todo, del mismo director de About a boy. Y como en cada película que vemos por segunda vez, en esta encontré algunas cosas interesantes.
La película, como podrán ver en el trailer, va sobre una niña precoz cuyos padres se están divorciando. La niña le pregunta a su papá cómo conoció a su mamá y el papá le cuenta un gran enredo con tres mujeres –entre las cuales se encuentra la supermamacita Rachel Weisz–, dos anillos de compromiso, Wisconsin, NY y Bill Clinton –dicho así parece un capítulo de los simpsons. El asunto es que, en algún momento de la película, una de las mujeres le dice al tipo que es probable que tal vez eso de casarse –o emparejarse para siempre si usted no cree en el matrimonio– dependa más del momento justo que de la persona justa.
Y qué? Pues que justo cuando terminó la peli, me puse a pensar en eso. Parece ser que el segundo semestre del 2009 es la época de los rompimientos. Varias parejas de mucho tiempo –y si algún lector o lectora se siente aludido/a, quiero decirle que me refiero a alguien más– se separaron justo en este periodo, y todos los implicados tienen entre 25 y 30 años. De alguna manera me doy cuenta que podemos identificar cierto patrón de vida para el joven adulto, post-universitario y chairo: Después del GRAN enamoramiento, de una relación longeva –considero longeva a una relación estable de más de 2 años– y estable, viene una época de reajuste, de fiesta, una especie de liberación –que yo expresaría diciendo uff, de la que me salvé– que permite que nos demos cuenta de que en realidad nos falta mucho, que, como dijo alguien brillantemente, la vida en realidad empieza a los 25.
Espero que me esté explicando. A lo que me refiero es que generalmente la gente consigue una pareja en la mitad de los 20's y esa relación tiende a durar mucho. Si esa relación fracasa, es muy probable que el veinteañero o veinteañera evite las relaciones duraderas hasta que llegue a los 30's. Ahora bien, lo que no he podido dilucidar es qué pasa si las relaciones logran pasar la barrera de los 30's, y qué pasa con nosotros los que no hemos tenido GRANDES enamoramientos, sino enamoramientos deformes, enfermos? Espero que en nuestro caso, y habiéndonos dado cuenta de cómo funciona el asunto, los 24 sean los nuevos 25.

NOTA: El trailer de la peli tiene el Super bonus de sonar con Regina Spektor.

http://www.youtube.com/watch?v=NfUwvTvzrg8

8 comentarios:

GA dijo...

Pues yo la verdad si creo que la vida comienza después de los 25, aunque también creo que eso de tener o no algo estable no es tan decisión, cuando te llega te llega y cuando no, abres un bloC, jejeje.

samuel dijo...

Hmm
me parece que si bien cuando te llega te llega
existe –existimos, dijo el otro– gente con un gran talento para echar a perder las relaciones

y así es como se mantienen vivos los blogs, no?
jeje

G Velázquez dijo...

en un camión no le agarré la onda a esta peli, me han dado ganas de rentarla...

desde hace como un mes he comenzado a creer que la vida inicia después de los 25; tal vez, cuando tengamos 30, vamos a decir lo mismo, jo...

samuel dijo...

jeje
Me quedé pensando
tal vez mi vida empiece cuando termine mi tesis
así que me quedaré sin vivir un buen rato

Y seguro que se debe ver mejor con subtítulos

SUS dijo...

jajajaja espero lo mismo después de la tesis. . . esperamos tanto de un maldito papel que nos hará en teoría más libres. Los 20-25 apestan, de los 25-30 apestan más!!!!!!

Yo soy fiel de los 30, los treinta son la onda.

Besos.

G. Guevara dijo...

Ja! pues eso de la tesis es una mentira!!!! es más bien un momento abismal.. de pérdida... de reconciliación precoz con la fatalidad del NO-Nada... buu!!! no querido.

nano dijo...

bien samuel, gracias por poner sal en donde arde

samuel dijo...

Definitivamente no esperaré a terminar mi tesis para empezar a vivir
me niego rotundamente a consagrarle a un kilo de papel aproximadamente
el valor de detonar mi vida
mejor hagamos fiesta

Y nanito
neta que hablaba de cierto poeta cuyas iniciales son AC (Arturo Cortázar? Alberto Caeiro? Anaximandro Culopronto?)
nos vemos en diciembre, no?
mucho por lo cual beber hasta perder la conciencia
como siempre