jueves, 6 de agosto de 2009

Para leer a las mujeres

Lo acepto. A pesar de que lo he intentado en varias y diferentes ocasiones, la poesía hecha por mujeres no termina por engancharme. Sí, alguna vez saqué de la biblioteca a Silvia Tomasa Rivera, a Coral Bracho, a Gloria Gervitz y hasta compré un librito de Verónica Volkow. Además, estoy seguro de que me he topado al menos con un poema de Alejandra Pizarnik, de Sylvia Plath y de Gioconda Belli, que en el momento me gustaron mucho pero que ahora no recuerdo.
Ya sé que mismo da si me gusta o no me gusta, que ellas son buenas, grandes poetas, pero en verdad me gustaría valorarlas como las valoran ciertas personas que conozco. Alguna vez argumenté que lo que me pasaba era que la "sensibilidad masculina", la exaltación de lo viril tipo Lizalde o boni Bonifaz, por decir algo, me ha cautivado tanto que a veces no me deja disfrutar de otro tipo de sensibilidades. Tal vez sea cierto, pero hoy en la mañana, justo después de lo que pretendo sistematizar como la contemplación animada de los amaneceres –abrir la ventana a las 6.30 y poner el random en i-tunes para ver qué pasa–, me di cuenta de que el problema, no sólo mi problema, sino el problema en general, al menos en mi percepción, es que decimos poesía "de mujeres", poesía "de hombres" –o en su defecto, poesía gay–, o poesía china poesía italiana poesía mística, y a partir de esa categorización es que nos acercamos a leerla. Si en este asunto de leer poesía puede aplicarse lo que en la música Celso Piña ha dictado –música es música compa...–, entonces me he equivocado. Poesía es poesía, salga de quien salga, sea hombre, mujer, niño, anciano, blanco, negro, amarillo o requemado. Poesía es siempre poesía.
Con esta revelación en mente, recuerdo tres poemas maravillosos hechos por mujeres. Impresionantes. Afortunada o desafortunadamente, según se quiera ver, los poemas no están en español. Los dos primeros, de Maria Mercè Marçal, están en catalán, que no es muy difícil de entender, por lo que sólo pondré la versión original, y en los comentarios pondré la traducción del libro que leo ahora. Hay dos o tres cosillas que no me gustaron de la traducción, pero no me atrevo a meterle mano. Después, un poema en inglés de Lebogang Mashile, poeta super intensa de Sudáfrica. Tal vez me atreva a traducirlo después. Mucho después.

1.

Divisa

A l’atzar agreixo tres dons: haver nascut dona,

de classe baixa i nació oprimida.

I el térbor atzur de ser tres voltes rebel.




2.

L’HORT FOSCANT DE L’ATZAR (VII)

Vinguen els rems, que só d’estirp romeva!

J.V. Foix

T’estimo perquè sí. Perquè el cos m’ho demana.

Perquè has vingut de l’ona sense ordre ni concert.

Perquè el brull del boscatge t’enrama la cabana

sense panys ni bernats, en un desvari verd.

Perquè vull. Perquè em xucla la rel de la follia.

Perquè és l’amor, dallat, que ha granat al meu llit.

Perquè duc, ben reblat, el bleix de l’escorpit

que provoca salobre i encrespa la badia.

Perquè sóc massa fràgil per bastir l’aturall

a la marea viva que em nega a l’endeví.

Perquè soc massa forta perquè em blegui un destí

que han signat, sense mi, les busques de l’estrall.

Perquè l’aigua més fonda no vol ni pau ni treva

i pregona ben fort que sóc d’estirp romeva



3.

SISTERS

I see the wisdom of eternities
In ample thighs
Belying their presence as adornments
To the temples of my sisters
Old souls breathe
In the comfort of chocolate thickness
That suffocates Africa's angels
Who dance to the rhythm
Of the universe's womb
Though they cannot feel
Its origins in their veins

Blessed am I to be loved
In the temple of my own skin
My nappy center kisses the sun
In harmony divine
Devoid of the ugly
That does not know this as God

But the sons of oppression
Never gave sisters loaves
To feed the hungry fury in their bellies
Nor did they teach them to fish for spirit

So I pray to the voices
That whisper in my soft curves
For the lionesses of my blood
To hear the songs of the cool reeds

To feel the green blood beat of cataclysm in their breasts
And to know the embrace of freedom in nourishing silences 
Where their radiant ebony vessels are reflections of their souls

(como extra, se puede escuchar el poema en el siguiente link:
http://www.lyrikline.org/index.php?id=162&L=1&author=lm01&show=Poems&poemId=4120&cHash=4630c9b855
)

2 comentarios:

samuel dijo...

Divisa

Al azar agradezco tres dones. Haber nacido mujer,
de clase baja y nación oprimida.

Y el turbio azul de ser por tres veces rebelde.

samuel dijo...

EL HUERTO OSCURO DEL AZAR (VII)

¡Venga los remos, que mi estirpe es romera!
J.V. Foix

Te quiero porque sí, pues me lo pide el cuerpo.
Porque vienes de la ola sin orden ni concierto.
Porque la mies del bosque te enrama la cabaña
sin paños ni barrotes, en verde desvarío.

Porque quiero y me sorbe la raíz de la locura.
Porque es amor, segado, que ha granado mi cama.
Pues llevo remachado el jadeo del corcho
que provoca el salobre y encrespa la bahía.

Porque soy yo muy frágil para ponerle el freno
a la marea viva que va y me niega a tientas.
Soy demasiado fuerte para darme a un destino
que han firmado, sin mí, las briznas del estrago.

Porque el agua más honda no quiere paz ni tregua
y proclama bien alto que mi estirpe es romera.