lunes, 6 de julio de 2009

De cómo en Julio la desesperanza gana más terreno


Carajo. No puedo evitar decir "se los dije". Les dije que no valía la pena anular el voto, pero no me hicieron caso. Votar en un sistema tan asqueroso, por más que se anule el voto, es legitimar al mismo sistema. Las "fuerzas vivas" emitieron su "voto duro" -términos politiqueros que aprendí escuchando a Jacobo Zabludowski- y se burlaron de ustedes, los de la responsabilidad civil, de buenas intenciones y dos dedos de frente como para saber que todos los candidatos y sus respectivos partidos apestan. El PRI se sonríe, el PAN hace berrinche, el PRD se desmorona, y el Verde... el verde nos dará cupones para comprar los 5 gramitos de hachís a los que tenemos derecho.
No cabe duda. El mundo está podrido. Yo no voté porque no quise, y aunque hubiera querido -que nunca más querré, ya que me siento defraudado desde el 2006- no puedo porque no tengo IFE. Y bueno, me gustaría seguir sin mi credencial toda la vida, pero desafortunadamente no se pueden cobrar los cheques de las becas -las hoy agónicas becas- sin un IFE. Y si usted, querido lector, guarda un poquito de esperanza en su corazón, piense en esto. Cristiano Ronaldo y Kaká jugarán juntos en el Madrid y el dinero que pagaron por ellos es más de 150 millones de Euros. Lo mismo que recibe la UNAM del gobierno federal cada año. Según escuché, Cristiano Ronaldo ganará un millón doscientos mil pesos diarios durante los próximos siete años. Y nosotros pujando para encontrar trabajo y becas. Y bueno, lo peor de todo es que con todo y sus estrellas millonarias, el Barça volverá a humillarlos.
Ah, antes de irme, pondré un par de fotos que revelarán la verdadera identidad de Cristiano Ronaldo. Lo vi en su presentación y lo supe de inmediato. Acá Cristiano Ronaldo y su hermano mexicano:



Igualitos, no?

2 comentarios:

Areli dijo...

Pues como pertenezco al bando de los que tienen dos dedos de frente que legitimaron el voto no me queda más que dar mi punto de vista. Con anulación o sin ella, el prd se iba a caer y el pri iba a ganar y el verde se colocaría en la cuarta opción.
Y bueno... no es que uno haya ido a votar para limpiar la conciencia y tragarse los discursos oficiales del "ciudadano consciente". Tampoco es que desdeñe la visión de los que no creen en el sistema. Pero es que si de lo que se trata es de evadir discursos, yo la neta el que evado y el que he de evadir toda la vida (como se lo dije a Karla el día que expuso sus motivos para no participar en la elección) es el de "todos los políticos son iguales". Porque gracias a la gente que creyó en ese discurso -pienso en la opinión de todas mis tías, personas que sólo hablan de "política" en época de elecciones- es que hay partidos pequeños que no tiene la mínima ideología y que después se convierten en la cuarta opción. Es decir, los que nos sumanos al movimiento anulacionista, en realidad nos sumanos a una postura que, al menos tiene argumentos. No se trataba de hacer que alguien ganara o perdiera, sino de asumir un discurso, que, la neta, me sigue convenciendo más que todo aquel que se funde en los partidos como el enarbolamiento de la política. Por lo demás, en este país, en cualquier mes gana la desesperanza.

nano dijo...

es fatal escuchar el "te lo dije", pero acá, como la areli, también hago acuse de recibo.
aunque comparto abiertamente con usté esa sensación que, más que desencanto, se ha convertido en profunda nausea para con el sistema político mexicano, suscribo la opinión de la morra aguerrida. aunque celebro tu hartazgo por el estado de las cosas, creo que tu post parte de una idea errónea: la de pensar que anular el voto fue legitimar al sistema, ergo, abstenerse fue la manera de ir en contra.

tras el recuento de la participación ciudadana, los observadores se encontraron con un abstencionismo del 50% aprox. la pregunta es si esa banda se abstuvo por una conciencia política y un afan de no ser cómplice de un sistema que todos sabemos ineficaz y corrupto, o simplemente por mera hueva. entre los abstencionistas entran por igual el guerrillero enojado y conciente que el ñor de la tiendita que no votó por mera flojera.
por el otro lado, los votos anulados expresan que el votante quiso ejercer su derecho, pero que no existen las condiciones mínimas para que esto sea un ejercicio democrático. primero porque el fraude de 2006 duele día tras día, segundo porque el arbitro de la contienda es un inepto vendido, y tercero porque los partidos no ofrecían propuestas políticas reales. por ello creo que anular el voto, no legitima un sistema sino, por el contrario, exhibe la conciencia y la protesta del electorado sobre el grave deterioro del aparato supuestamente democrático, mientras que el abstencionismo no puede desligarse de la mera y ramplona apatía.
por otro lado, sentirse esquilmado por el resultado de la "elección" sería demasiada ingenuidad. los que anulamos todo el tiempo estuvimos concientes de que el pri arraría, pero al anular expresamos que ni ellos, ni los demás partidos, pueden representar ni de lejos una opción política.
en fin, que el desencanto es el pan nuestro de cada día. un abrazo sam