martes, 17 de febrero de 2009

Round about music

Hay días grises y personas grises. Días con sueño acumulado, con el cansancio de los días sobre las piernas. Días en que no vemos a las personas que queremos y peor aún, que nos sentamos en la cama sin ganas de hacer nada, mirando a la ventana -sí, es una referencia, ya lo sabes- y creyendo que es terrible mirar a la ventana pensando en la gente que queremos. Sólo que no hay ventana. Y hay gente que en sí misma es gris, que nos contagia lo nublado de sus mediosdías -me acuerdo del video que puso hace un poco G. Pero hay días, como hoy que son grises y se oscurecen con noticias. Días en los que la gente que brilla y que admiramos se apaga.
No que se haya muerto alguien recientemente, sino que hoy es el aniversario 27 de la muerte de Thelonious Monk. Y es un día oscurísimo. Un día para tirarse en la cama y pensar en la magia de sus manos, en lo que nos perdimos por no haber nacido 50 años antes, en la excentricidad como forma de vida, como forma de crear, como visión del mundo. Excentricidad desde adentro.
Pienso en Round About Midnight, una canción de la que llegué a tener 12 diferentes versiones. Pienso en "In walked Bud" en versión del Underground, con la única colaboración de Jon Hendrics en su vida. Pienso que Monk es demasiado difícil de escuchar, pero sin él no escucharíamos ni la mitad de lo que hoy podemos. Pienso en el hecho de que a él también me lo presentó Cortázar -en la vuelta al día, creo que el blanco- y ya no quiero seguir pensando. Monk es tan grande que se necesita talento para escucharlo como se debe. Yo, lamentablemente no lo tengo, pero de todas maneras lo admiro, lo recuerdo, y en cierta bizarra medida siento que lo extraño. Pongo una imagen imprimí en tamaño carta el día que compré mi primer disco de Monk, y me siento más triste, por el paso del tiempo. Y por round about midnight.

 




2 comentarios:

Areli dijo...

No sé qué decir. Se me hizo como un hueco en la panza. No conozco a Monk, pero creo que estar triste por algo así es como tener tristezas que valen la pena. Y sí, a veces se pagan precios... Me caga, me caga la idea de que hay que pagar. Me resisto.
Ya sabes, te abrazo.

Verde es el árbol de oro de la vida dijo...

"Round About Midnight" aaaah que sería de mi sin esa canción de Thelonius Monk cuantas veces me ha salvado y cuantas veces me hizo llorar. Ese hombre en sí es pura tristeza. Con otros músicos es una canción alegre como con Miles Davis (muchos creen que con él es una versión triste ja me rio por que no conocen a Monk).