viernes, 26 de junio de 2009

tres cosas, o the times they are a-changin'

1. Hubo un momento en el que llegué a pensar que no podía soñar cuando estaba dormido. Es decir, soñaba cualquier cosa y se me olvidaba, tal vez porque soy demasiado lento o tal vez porque no era nada digno de recordar. Este mes he tenido muchos sueños que son en realidad el mismo. Me sueño en un hospital enorme, con miles de puertas. Mi tarea, según lo sospecho, es ir abriendo tantas puertas como pueda. La primera vez abrí la primera del pasillo, a la izquierda, y me encontré con el baño. La segunda vez abrí la de la derecha, y salí al estadio Cuauhtémoc (?). El estadio estaba lleno y ahora que lo pienso, se trataba de la copa sudamericana. Después de eso, todo ha sido horrible. Hace tres días soñé que quedaba de verme con la señorita X -la de dos posts atrás- en algún cuarto del hospital, pero nunca lo encontraba. Luego ella me regañaba por teléfono, y yo me sentía terriblemente mal. Ayer, trataba de ir a mi casa, pero no encontré nunca la salida. Qué significarán?

2. Estoy un poco preocupado por mí mismo. Además de volverme un varil, me he dado cuenta de que poco a poco lo "indie" se apodera de mi i-tunes. Ahora mismo escucho una banda que se llama "Gregory and the Hawk", y que descargué ayer. Es hermosa. Antes descargué a los "Wooden Birds" y a "Sebastian Schuler". Todos con producciones nuevas -tal vez ni siquiera estrenadas, la maravilla de las descargas-, todos con melodías melancólicas, pegajosas, dulces. Será que el "indie label" es inevitable, que vivimos en la época del indie, que ser chairo es ser indie y visceversa?

3. Hace dos semanas, mi hermana me pidió que le prestara "Todos los fuegos el fuego" de cortázar porque en la escuela estaban leyendo "Señorita Cora". Le dije que sí pero se me olvidó llevarlo. Me puse a pensar que es muy joven para leer a cortázar, y también en la bonita sexualidad de adolescente que se respira en el cuento que está leyendo. En qué momento mi hermana, la niña que todos cuidábamos comenzó a leer ese tipo de cosas? Tal vez hace mucho tiempo.
Mi hermana de 14 lee a Cortázar. Mi hermano el aprendiz de artista lee los diálogos entre Borges y Alfonso Reyes, y se ha planteado hacer una versión de la máquina de pensar de Llull para una vienal. Yo escucho indie y poco a poco se me pasa la vergüenza. Sin lugar a dudas, Bob Dylan siempre tiene la razón. The times they are a-changin'.


2 comentarios:

Areli dijo...

De acuerdo. Hoy tenía una megaparty y una invitación a una piyamada con el joven (la Nadi se fue y quiere sustituirla conmigo). Daniel está en viernes social y yo estoy sola en mi casa. Aprendí a decir que no. Y aprendí a convivir conmigo, aunque sea aburrida. La vida sin sobresaltos empieza a gustarme...

samuel dijo...

La cosa es saber cuánto tiempo durarán estos tiempos
pero sobre todo
aprender a disfrutarlos

un beso
-ah y te recuerdo que era los sábados, no los viernes-